0800 - 2378

  ¿Los perros sufren depresión?    
    Otras Noticias +  
 

 

Noticias

 

Un perro, al igual que un ser humano también sufre de depresión, con la desventaja de que no puede decirnos cómo se siente, lo que unido a la falta de experiencia veterinaria en el tratamiento de estos trastornos hace que sea difícil detectar.

¿Cómo podemos saber si nuestro perro está pasando  por una depresión?

Existen indicadores que nos pueden ayudar a darnos cuenta de este síntoma. Basta con conocer a nuestro perro y observar si en su actitud hay somnolencia, apático o desinteresado antes cosas que antes sí lo emocionaban.

Debes tener particular cuidado con su sed, ya que si no va acompañada de cambios anímicos apreciables seguramente se trate solo porque es verano, hace calor y pasa el día dedicado a dormir y beber agua, aunque por la noche si refresca estará más animado.

Cualquier raza puede sufrir depresión, pero obviamente existen algunas más propensas que otras como en los Terries y los mestizos. También son más propensos los que han salido de alguna protectora por razones obvias y proporcionalmente a los machos, las perras tienen más posibilidades.

Si sospechamos que tu perro está deprimido también ayudará el hacer autoanálisis acerca de nuestra relación con él. ¿Le estás prestando la atención que se merece? Debes saber que si no le hacemos demasiado caso se sentirá alejado de su familia y esto hará que caiga en depresión. Debemos observar si se aburre, si pasa demasiado tiempo solo o si en la casa existe tal desorganización que el perro no logre establecer hábitos.

En caso de que el animal esté siempre atado o encerrado, hará que viva en depresión. Y si pasan su vida atados hará que muestren agresividad pero sólo en apariencia.

Cuando el animal se encuentra en estas condiciones lo mejor es llevarlo al veterinario para que lo revisen y detecten bien que es lo que le ocurre, ya que esa depresión puede ser porque en realidad padece otro problema.

Es necesario que sepan que se puede diagnosticar dos tipos de depresiones: la exógena y la endógena. La primera está causada por los factores que comentamos, lo que es transitorio y fácilmente solucionable. La segunda es genética hereditaria, y difícil de curar con lo que sólo un especialista lo podrá tratar. Llegados a este punto se debe saber que se pueden diagnosticar dos tipos de depresiones: la exógena y la endógena. La primera está causada por los factores ya mencionados. La segunda es genética, hereditaria y difícil de curar con lo que solo un especialista lo podrá curar.

Resumiendo, si tu perro tiene depresión, normalmente mejorará si optimizamos  la relación que tenemos con nuestra mascota, pero lo ideal sería llevarlo a un especialista para que lo analice, y así descartar que sus síntomas se deban a una enfermedad física y no a un problema psicológico, y le ayudará a aplicar la terapia adecuada. Como curiosidad, aunque no existen fármacos para tratar la depresión canina, si he podido leer que en algunos casos se le ha llegado a administrar Prosac en dosis calculadas específicamente.

Esto no se debe hacer por cuenta propia, ya que el perro podría sufrir de otros problemas. También, y además de mejorar la relación con el perro, se recomienda que si tiene que pasar bastante tiempo sólo a lo largo del día se le deje prendida la televisión o la radio para que se sienta más acompañado.

Dale lo mejor a tu mejor amigo, dale el alimento de Elity que más le guste.

           

 

 

 

 

 

CopyRight Elity (2011) - Derechos Reservados. - design by
Facebook Twitter YouTube